Economía Circular en México para el sector moda y confección

Podemos crear valor y destruirlo, o podemos crear valor y regresarlo para ser reusado; ahora o para las futuras generaciones. (Pavel Misiga)

La moda y confección es un sector que genera importantes impactos sobre los recursos naturales en todo el planeta. Esta industria es una de las mayores usuarias del agua en todo el mundo y responsable del 20% de las aguas residuales del planeta. La producción de una camiseta de algodón, por ejemplo, requiere de 2 mil 700 litros de agua, cantidad promedio que una persona bebe de 18 meses. Otra muestra es el cultivo de algodón (uno de los principales insumos para confección de textiles), que a nivel global es responsable del 24% de los insecticidas y el 11% de los plaguicidas, mientras que sólo usa el 3% de tierra cultivable del mundo.

Además de esto, se prevé que en el impacto de la industria de la moda y confección aumente en las próximas décadas, debido el consumidor medio compra ahora 60% más de prendas de vestir en comparación con el año 2000. Por si fuera poco, cada prenda dura la mitad del tiempo y en promedio 40% de la ropa en nuestros armarios nunca es usada.

Como la mayoría de los sectores económicos del país, la industria de la moda y confección, mantiene una economía tradicional que se basa en una producción lineal («tomar-usar-desechar») de grandes cantidades de insumos baratos (energía, materiales, recursos naturales) que generan grandes impactos ambientales. Pero este modelo lineal ha llegado a sus límites físicos pues la capacidad de carga del planeta está siendo rebasada.

En el caso de México en particular, los impactos socio-ambientales de este sector son un tema sumamente importante. Por ejemplo, la industria de la moda y confección descarga agua contaminada al Río Atoyac afectando a por lo menos 2.3 millones de personas en el estado de Puebla, México.

En el contexto mexicano, la situación de crisis ambiental, también puede ser una oportunidad para impulsar un cambio hacia una economía circular, es decir, un modelo económico que es restaurativo y regenerativo por diseño, y que tiene como objetivo mantener los productos, componentes y materiales en su estado de mayor utilidad y valor en todo momento.

La economía circular reconoce que los recursos del Planeta son finitos y que, para seguir generando riqueza económica y bienestar, debemos usar dichos recursos de forma más eficiente.

Uno de los problemas principales para avanzar hacia la economía circular en México –particularmente en el sector de la moda y confección-, es que ni el marco legal, ni las políticas públicas ofrecen actualmente incentivos para cambiar los procesos de producción ni el comportamiento de los consumidores hacia prácticas más sustentables.

El primer paso es contar con un adecuado diagnóstico legal que identifique tanto actores estratégicos y sus intereses, como las barreras y oportunidades para sentar las bases legales adecuadas que promuevan una economía circular en México, tomando como referente específico el sector de la moda y confección. A partir de ahí, se podrán realizar propuestas de diseño e implementación de políticas públicas y/o reformas al marco legal (leyes, políticas, instituciones y normas) específicas y estratégicas.

Es necesario un enfoque integral para todo el ciclo de vida de los productos y una nueva cultura de consumo y disposición final con base en las 3R (reduce, reúsa, recicla). En este sentido, el sector de la moda y confección podrá aprovechar los incentivos legales y ser líder en la transición hacia un sistema de economía circular.

Algunos de los resultados positivos son:

  • Se reducirán el consumo y la contaminación del agua;
  • Se reducirá el consumo de recursos naturales para materias primas;
  • Se implementarán sistemas más eficientes y limpios para la disposición final de residuos;
  • Se hará un uso más eficiente de la energía;
  • Se fomentarán mercados secundarios;
  • Se mejorará la salud de las personas dedicadas a la cadena de producción en la industria de la moda y confección, especialmente las mujeres, quienes representan el 80% de la cadena de producción y suministro.
  • Se mejorará la calidad de vida para todos los habitantes del planeta.

La economía circular, además de beneficios ambientales, crea riqueza, empleo y bienestar social.

La sustentabilidad en la industria de la moda, una prioridad en Intermoda

La sustentabilidad en la industria de la moda, una prioridad en Intermoda

Promoción de la economía circular en el sector moda y textil en México

Promoción de la economía circular en el sector moda y textil en México

Resumen Ejecutivo Promoción de la economía circular en el sector moda y textil en México

Resumen Ejecutivo Promoción de la economía circular en el sector moda y textil en México

#Modacircular #ElVerdeeselnuevoNegro