ISLA SAN JOSÉ


Área de Protección de Flora y Fauna Islas del Golfo de California

Para el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (CEMDA) resulta fundamental la conservación del patrimonio insular del Golfo de California, uno de los lugares con mayor riqueza en biodiversidad del planeta y al que el explorador marino, Jacques Cousteau, llamó en su momento el acuario del mundo.

Para poder conservar estos sitios de hermosa belleza escénica y altísimo valor ambiental se requiere conocer el marco legal que los protege. Es por ello que CEMDA ha desarrollado esta plataforma, desde la cual se brinda información sobre la importancia de estas islas, así como sobre la legislación ambiental que se debe respetar, a fin de atender el compromiso que México tiene de preservarlas para beneficio de toda la humanidad.

Las Islas del Golfo de California están conformadas por 244 islas, isletas y áreas costeras, frente a los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa. Debido a su importancia, esta zona ha sido decretada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como Patrimonio Natural de la Humanidad y fue decretada por nuestro país como Área Natural Protegida (ANP), en la categoría de Área de Protección de Flora y Fauna. Su área de influencia abarca 30 municipios costeros, con una población aproximada de 5.27 millones de habitantes.

El paisaje espectacular de esta zona de nuestro país incluye islas escarpadas con altos acantilados y playas de arena, rodeadas de hermosas aguas color turquesa. Su biodiversidad incluye 695 especies de plantas, casi 900 especies de peces, 10% de las cuales son endémicas. Además, alberga al 39% del número total mundial de especies de mamíferos marinos y un tercio de las especies de cetáceos marinos del mundo. Específicamente en la Isla San José se tienen registradas por lo menos 56 especies de aves terrestres y 60 especies de aves marinas y costeras, locales y migratorias. Además, se ha indicado que tanto en Isla San José como en sus islotes aledaños se reproducen, al menos, seis especies de aves acuáticas, dos de las cuales se consideran bajo protección especial.

CATEGORÍAS DE PROTECCIÓN NACIONAL E INTERNACIONAL

HISTORIA

Algunas islas fueron habitadas por culturas prehispánicas, que florecieron tanto en la Península de Baja California como en la costa oriental del Golfo. En la península se desarrollaron tres culturas: la yumana, al norte del paralelo 30; el complejo cultural Comondú, en la zona del desierto central, y Las Palmás, al sur. Varios grupos indígenas formaron parte de estas culturas, pericúes, al sur; los guaycuras, al centro; y los cochimíes, al norte. Los pericúes habitaron las islas Cerralvo, Espíritu Santo y San José. En la costa de Sonora y Sinaloa, fueron los yaquis y seris quienes tuvieron una mayor relación con las islas de Tiburón y San Pedro Mártir.

Del pasado indígena y colonial quedaron vestigios numerosos, uno de estos sitios, ubicado en la Isla Tiburón, es la llamada Cárcel, honrada por la comunidad seri y se dice que fue un sitio de reclusión que utilizaron los novohispanos para exterminar a los seris. En las islas del Espíritu Santo y La Partida, se encontraron campamentos habitacionales en cuevas o covachas, concheros y pinturas rupestres, cuevas funerarias con entierros humanos pintados en rojo ocre y envueltos en hojas o fibras de palma o piel de venado característicos de la cultura de Las Palmas.

El descubrimiento de las islas ocurrió el 8 de julio de 1539, durante la última expedición que organizó Hernán Cortés saliendo del puerto de Acapulco. A pesar de perder un navío fue la más afortunada, ya que llegaron a la Bahía de la Santa Cruz (hoy de La Paz) y recorrieron durante casi un año la mayoría de las islas y costas hasta ese momento desconocidas.

En el Área de Protección de Flora y Fauna Islas del Golfo de California existen 898 islas, a la fecha de publicación del Plan de Manejo sólo 309 islas tenían nombre registrado, de las cuales 334 se ubican frente a las costas del Estado de Sinaloa, 165 frente al Estado de Sonora, 76 frente al Estado de Baja California Sur y 14 frente al Estado de Baja California.

El plan de manejo busca establece de forma general las reglas para hacer uso de las islas sin perturbarlas, para lo que se proponen acciones en materia de protección, restauración, vigilancia, aprovechamiento sustentable, investigación, monitoreo, educación ambiental, difusión, colaboración, administración, planeación y financiamiento, así como la necesidad de elaborar y ejecutar procesos de planeación complementarios a menor escala, en la forma de Programas de Manejo Específicos, que establezcan las estrategias de uso y manejo para islas o archipiélagos particulares del Área Natural Protegida (ANP) y que deben ser ejecutadas con la participación de las autoridades locales y de la sociedad.

Si bien la mayoría de las islas del Golfo de California son propiedad de la Nación y que en algunos casos se podrían encontrar otras modalidades de propiedad (ejidal, comunal o privada), lo cierto es que el Área Natural Protegida, que tiene como límite sur una línea imaginaria que une a Cabo San Lucas en Baja California Sur con la frontera sur del Estado de Sinaloa, incluye a todos los accidentes insulares del Golfo de California independientemente de su jurisdicción y régimen de propiedad. Esto implica que todo propietario o persona interesada en realizar actividades en las islas debe cumplir con las disposiciones del ANP.

En el pasado, organizaciones de la sociedad civil y expertos en legislación ambiental han cuestionado la legitimidad de títulos de propiedad privada de algunas islas, incluyendo islas ubicadas en el sur de Sinaloa, la Isla San José e Isla Cerralvo, entre otras. No obstante la importancia del tema, esta polémica no ha sido resuelta o analizada en detalle.

RIQUEZA EN BIODIVERSIDAD

Flora

Los tipos de vegetación que se hallan en la zona son el matorral xerófilo, el mezquital la selva caducifolia, la selva espinosa, la vegetación de dunas costeras, vegetación hidrófila y manglar. Las especies representantivas son: Palo verde (Cercidium spp.), (Bursera spp.), Lomboy (Jatropha spp.), Nopal (Opuntia spp.), cardón, sahueso (Pachycereus pringlei), Huizapol (Ambrosia spp.), Palo fierro (Olneya tesota), gobernadora (Larrea divaricata), (Mammilaria spp.) y Biznaga (Ferocactus spp.).

Fauna

Los insectos son, probablemente, el grupo más diverso de invertebrados en las islas, ya que tienen una gran capacidad de adaptación a ambientes muy variados y sus necesidades de alimento y espacio son mínimas, comparadas con las de otros organismos. Este grupo de animales es importante por ser un recurso alimenticio para los reptiles, aves y mamíferos. Además, muchos de ellos juegan un papel importante en la polinización.

Se tiene poca presencia de anfibios y, en cambio, el grupo de reptiles sobresale del resto de vertebrados terrestres de las islas por su alto nivel de endemismos. De acuerdo con el programa de manejo, en las islas del Golfo existen 115 especies de reptiles, la mayoría de ellas son lagartijas (incluyendo a las iguanas), serpientes y tortugas; 48 de esas especies son endémicas (41.7%), que representan cerca del 10% de la diversidad herpetológica de México. Destacan las serpientes de cascabel (Crotalus ssp.), la (Masticophis flagelum) y el falso coralillo (Lampropeltis getulus).

En las islas se encuentran aproximadamente 154 especies de aves terrestres, representando a 30 familias. Las especies predominantes son el cuervo (Corvus corax), la paloma huilota (Zenaida macroura) y la matraca del desierto (Campylorhynchus brunneicapillus). También se pueden mencionar a las codornices de Gambel (Callipepla gambelii) y de California (C. californica), a la paloma de alas blancas (Zenaida asiática), la tortolita (Columbina passerina), el cardenal (Cardenalis cardenalis), el pipilo cola verde (Pipilo chlorurus), varias especies de gorriones así como varias especies de colibríes como el de garganta violeta (Calypte costae) y el colibrí petirrojo (Selasphorus sasin). En cuanto a especies rapaces se puede encontrar al halcón cola roja (Buteo jamaicensis), el águila pescadora (Pandion haliaetus), el halcón peregrino (Falco peregrinus) y el águila rojinegra (Parabuteo unicinctus).

El Golfo de California está ubicado dentro de las rutas migratorias de muchas especies de aves que anidan en el oeste de Norteamérica y que pasan el invierno desde el oeste de México hacia el sur. Existen, por lo menos, 45 especies de aves terrestres migratorias reportadas en las islas.

Comparados con los reptiles y las aves, los mamíferos son el grupo menos diverso en las islas. Existen diversas especies de roedores y en menor proporción mamíferos medianos y grandes, como la liebre (Lepus alleni), el cacomixtle o babisuri (Bassariscus astutus insulicola), el coyote (Canis latrans) y el venado bura (Odocoileus hemionus), entre otros, que sólo se encuentran en algunas islas de gran tamaño como Tiburón, San José, Carmen y Espíritu Santo, debido a que necesitan más espacio y comida. Aproximadamente 40 especies de mamíferos terrestres se han reportado para las islas del Golfo de California, incluyendo a los murciélagos.

¿QUÉ SE PUEDE HACER Y QUÉ ESTÁ PROHIBIDO HACER EN EL ÁREA NATURAL PROTEGIDA?

PERMITIDO:

  1. El mantenimiento de los senderos existentes en el Área de Protección de Flora y Fauna Islas del Golfo de California, evitando al máximo la perturbación de suelos vírgenes;
  2. Actividades acuático recreativas y de ecoturismo, en las zonas previstas en el Programa de Manejo;
  3. Prestación de servicios turísticos; acampar o pernoctar en las instalaciones de propiedad federal; pesca deportivo-recreativa (excepto desde tierra); pesca comercial y acuacultura de fomento; y videograbación y/o fotografía con fines comerciales o culturales, previa autorización emitida por la Secretaría;
  4. Colecta de flora y fauna y otros recursos biológicos con fines de investigación científica; realización de obras o infraestructura pública o privada; pesca y acuacultura didáctica; y restauración y/o repoblación, en aquellas áreas terrestres o marinas que así lo requieran, previa autorización emitida por la Secretaría, misma que deberá expedirse de conformidad con la legislación aplicable;
  5. Uso, explotación y aprovechamiento de aguas nacionales y Zona Federal Marítimo Terrestre; y pesca y acuacultura comercial, previa concesión emitida por la Secretaría;
  6. Educación Ambiental y prácticas de campo, previo aviso a la Dirección del ANP;
  7. Acampar en zonas habilitadas para este fin, previo aviso a la Dirección del ANP;
  8. Uso de senderos, exclusivamente aquellos previamente establecidos por la Dirección del ANP;
  9. Actividades de exploración, explotación y beneficio de minerales, previa autorización en materia de impacto ambiental emitida por la Secretaría;
  10. Actividades de exploración, rescate y mantenimiento de sitios arqueológicos, siempre que éstos que no impliquen alguna alteración o causen algún impacto ambiental significativo sobre los recursos naturales de la misma, previa coordinación con el Instituto Nacional de Antropología e Historia; y
  11. En las zonas de aprovechamiento especial, se permitirá la ejecución de obras públicas o privadas para la instalación de infraestructura o explotación de recursos naturales, que originen preferentemente beneficios públicos, que guarden la máxima armonía con el paisaje, que no provoquen impactos ambientales graves y que estén sujetas a estrictas regulaciones de uso de los recursos naturales.

PROHIBIDO: