• El transporte en el Distrito Federal es la principal fuente de emisiones de contaminantes asociadas con 2 mil muertes anuales.
  • Se requiere también invertir en transporte público eficiente y no contaminante, en movilidad no motorizada y, a nivel nacional, hacer más estrictas las normas de control de emisiones para vehículos.

 

México D.F., 03 de julio 2014.

El programa Hoy No Circula que se aplica en la ciudad de México es una medida ambientalmente viable que debe formar parte de una política integral de movilidad que mejore la tecnología y eficiencia del transporte público y privado, la calidad de los combustibles y las acciones de promoción a la movilidad no motorizada.

Gabriela Niño, coordinadora de Política Pública del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (CEMDA), señaló que en este sentido “el Hoy No Circula es una medida ambientalmente viable desde el punto de vista técnico puesto que su objetivo es someter a programas de mantenimiento e inspección a los vehículos en circulación y promover la renovación de la flota tecnológicamente más atrasada y contaminante, por tecnologías más limpias. Sin embargo, esta medida no tendrá los impactos esperados si no se acompaña de una serie de acciones que integren una política de movilidad sustentable eficaz”.

Las medidas que deben acompañar el programa Hoy No Circula incluyen: a) Invertir en la renovación del parque vehicular ligero y pesado; b) Generar buenos esquemas de financiamiento para el transporte público de calidad, eficiente, seguro, interconectado y no contaminante; c) Contar con sistemas integrados de transporte público motorizado y no motorizado y e) Adecuar y recuperar el espacio público para dar prioridad al peatón y a la movilidad no motorizada.

En lo que se refiere a los beneficios ambientales, la aplicación del nuevo esquema del programa Hoy No Circula, permitirá dejar de emitir anualmente 141 mil toneladas de precursores de ozono y 23 toneladas de partículas finas PM2.5. Esto resulta sumamente necesario para la Ciudad de México, si se considera que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), en la capital mueren anualmente 2 mil personas por causas asociadas con la contaminación ambiental[1].

Gabriela Niño, recordó que el transporte en el Distrito Federal es la principal fuente de emisiones de contaminantes. De acuerdo con el último Inventario Nacional de Emisiones 2008 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), los vehículos emiten: el 45% de partículas PM10, 53% de PM2.5, 76% de bióxido de azufre, 99% de monóxido de carbono, 54% de compuestos orgánicos volátiles y 92% de carbono negro.

En lo que se refiere al transporte de carga y pasajeros, que opera utilizando Diesel como combustible, explicó que éste es el principal responsable de la emisión de PM 2.5, partículas que se generan por la combustión de los motores con tecnología obsoleta y por la mala calidad del combustible que impide que se utilicen filtros de partículas que permitiría reducir en más de 90% la emisión de éstas. Dado su minúsculo tamaño, las partículas penetran directamente en los pulmones y corazón, asociándose con enfermedades como bronquitis crónica, asma y cáncer de pulmón.

En términos económicos, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) los altos niveles de partículas en las ciudades de más de 500 mil habitantes representan costos superiores a los 4 mil millones de pesos al año, derivado de los gastos en salud y pérdidas de productividad, esto representa la mitad de lo que gastó el IMSS en medicinas en 2010.

Finalmente, cabe señalar que esta medida no aplica únicamente para el Distrito Federal, sino que abarca a la denominada Megalópolis (Estado de México, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala y Morelos), así como para los vehículos foráneos que ingresen a esta zona. Y dado que la finalidad es mejorar sustancialmente la calidad del aire, no sólo en la ciudad de México sino en todo el país, es indispensable que se actualicen también los estándares que regulan los máximos permisibles de contaminantes establecidos para los vehículos a gasolina y a Diesel en México, mismos que actualmente son bastante laxos.

En este sentido, el CEMDA insiste en la necesidad de que se actualicen las Normas 042 y 044 y que se cumpla con la distribución de combustibles limpios en todo el país.

Por último, esperamos que se anuncien las medidas complementarias al programa Hoy no circula que permitan conocer la política de transporte integral del Gobierno del Distrito Federal, tomando en cuenta que el objetivo esencial que se persigue es mejorar las condiciones atmosféricas en beneficio de la salud de las personas.

[1] Dalila Sarabia. Mueren 2 mil al año por la contaminación. Reforma, 3 de julio 2014, sección Ciudad, p.1.

 

 

Para mayor información contactar:

Centro Mexicano de Derecho Ambiental

Margarita Campuzano

mcampuzano@cemda.org.mx

Ricardo Ruiz Esparza

ricardo_ruiz@cemda.org.mx

Tel. 52863323