Los días 13 y 14 de junio, las organizaciones de la Sociedad Civil de los países integrantes del Grupo de los 20 (G20) se reunieron en la sede de la presidencia en Rusia, Moscú para discutir los temas relacionadas a la agenda del organismo multilateral. Esta reunión busca formular recomendaciones a los grupos de trabajo del G20 en el marco del involucramiento inédito de la participación de la sociedad civil de estos países de manera formalizada dando seguimiento a los foros anteriores en México y Corea del Sur.

El objetivo principal de la participación de CEMDA en este evento consistió en el desarrollo de propuestas y recomendaciones al documento elaborado por miembros de la academia, sociedad civil y organismos internacionales de los países miembros. Este ejercicio se llevó a cabo en la ciudad de Moscú el pasado diciembre del 2012.

Ante la creciente presión de la sociedad civil, de formar parte de estos foros de discusión alternativos a la creciente agenda de las Naciones Unidas. El C20 presentó un espacio para incidir e involucrar a distintos actores en el proceso de toma de decisiones del G20, el cual fue dirigido al presidente ruso Vladimir Putin, quien a su vez presentará este ejercicio como parte de la agenda de discusión en el foro de las 20 economías más grandes del mundo.

La agenda temática de este espacio consistió en una variedad de temas entre los cuales destacan:

• El crecimiento económico y la sociedad civil.
• El crecimiento sustentable y balaceado por medio de políticas equitativas.
• El desarrollo sustentable en el contexto del crecimiento económico y la sustentabilidad ecológica.
• Las diferentes formas de abordar la desigualdad, el hambre y el cambio climático.
• La agenda del desarrollo después del año 2015.
• El futuro de la agenda del C20 dentro del G20.

Las discusiones sostenidas por la sociedad civil ante el Grupo de los 20 se fundamentaron en las prioridades establecidas en las siguientes reuniones presididas por Rusia en las negociaciones del G8 y G20 en el 2013. Dentro de las discusiones se tocaron los temas anteriores desde diferentes perspectivas como el cambio climático, la degradación ambiental, la salud y el acceso universal a la misma, el concepto de crecimiento ante la necesidad de conservar los recursos naturales, la estabilidad macroeconómica y el desarrollo de políticas nacionales e internacionales con efectividad suficiente para reducir la pobreza y la economía verde, entre otros.

Inauguradas por un mensaje del presidente Vladimir Putin, en donde se evidenció la necesidad de contar con políticas desarrolladas en conjunto con la sociedad civil, se hizo referencia a la necesidad de involucrar a estos actores relevantes en los procesos de toma de decisiones antes, durante y después de las discusiones del panel intergubernamental. Asimismo, se habló de la necesidad de retomar y fomentar la confianza en los gobiernos por medio de la inclusión de nuevos actores en esto procesos en consecuencia de la serie de crisis financiera, bancaria, medioambiental que se experimentaron en la última década.

Las organizaciones de la sociedad civil se mostraron a favor del desarrollo de iniciativas que promueven el diálogo entre las 20 economías más grandes del mundo, incluyendo a la sociedad civil como un actor fundamental en el proceso de toma de decisiones. En esta perspectiva, la necesidad de abordar las políticas de acceso a los recursos económicos fue un gran debate en el central a lo largo de las discusiones. Se hizo evidente el compromiso de construir políticas inclusivas que permitan reducir la desigualdad económica en donde el 82.7% del PIB global se dirige al 20% de la población mundial lo que representa el 76% del total de la disponibilidad de los recursos naturales, mientras que tan sólo el 1.6% se consume por la población más pobre a nivel mundial.

El CEMDA considera que foros de discusión como éste son un primer paso para desarrollar de manera efectiva la participación de la sociedad civil y la necesidad de contar con un diálogo con los gobiernos en la forma en que se construye la agenda y se toman las decisiones de manera internacional. Es importante mencionar que consideramos fundamental que los países que presidan la cumbre del G20 en los próximos años repliquen y adapten este tipo de procesos para fomentar el diálogo, no sólo con los gobiernos, sino en otro tipo de foros de discusión de las contrapartes como es el caso del Y20 (Youth), B20 (Bussiness) y el T20 (Think Tank) entre otros.

Al ser este el primer congreso organizado de la sociedad civil en el marco del G20, la agenda de discusión se estableció de manera previa por tan sólo unas organizaciones y la delegación oficial de Rusia, lo cual no necesariamente tendrá una continuidad en próximas reuniones. Por ello, es importante que en la próxima reunión, la cual será presidida por el gobierno australiano, se dé seguimiento a las decisiones presentadas en la Cumbre del G20 en septiembre de este año, así como también a las recomendaciones paralelas de la Sociedad Civil presentadas en este ejercicio. Este proceso podrá fomentar el proceso de regeneración de confianza en las discusiones internacionales y alcanzar resultados más profundos de los que se presentaron ante el gobierno ruso este año.

En concreto, las recomendaciones realizadas por la agenda del C20 ante la presidencia rusa, fueron de carácter muy general. La mayoría de las organizaciones de la sociedad civil expresaron su preocupación ante la necesidad de profundizar los temas de la agenda ya que no necesariamente fueron abordados de manera concreta y profunda para erradicar problemas como la pobreza, la degradación ambiental, el cambio climático y la desigualdad.

Es necesario mencionar que temas como el cambio climático deben ser integrados de manera más profunda al desarrollo de este tipo de agendas, ya que a pesar de ser un mecanismo de discusión informal, el G20 y sus respectivas contrapartes en la sociedad civil, negocios y juventud entre otras; existe una necesidad de establecer una continuidad de las discusiones internacionales ya que todas se encuentran discutiendo los mismos temas pero en distintas agendas. El cambio climático es sin duda la mayor externalidad negativa a nivel mundial la cual afecta de manera directa e indirecta a miles de millones de personas.

Los países miembros del G20 deben contribuir a la agenda del cambio climático en futuras discusiones en donde promuevan el financiamiento para mitigar y adaptarse al cambio climático bajo el marco de los compromisos establecidos por la convención Marco de Naciones Unidas (CMNUCC) de entregar 100 mil millones de dólares anuales para el año 2020 haciendo una clara diferenciación con los compromisos de Ayuda Oficial para el Desarrollo (AOD) establecida en los Objetivos del Milenio. Entre otras recomendaciones consideramos que la agenda del C20/G20 debe abordar temas más específicos como:

• La necesidad de fomentar el cambio del sistema económico y no la adaptación del sistema actual de la crisis ambiental global, específicamente a lo que se refiere a los patrones de consumo-producción. Desde la posición de un país en desarrollo y la SC, requerimos de un verdadero cambio del sistema, un desacoplamiento del sistema económico de la intensidad de carbono.
• Reducir la dependencia de los combustibles fósiles por medio de la reducción de subsidios que propician y fomentar la economía fundamentada en políticas extractivitas.
• Evitar postergar aún más la transición a modelos más eficientes de consumo y producción de energía, dejando de optar por hidrocarburos no convencionales como el Shale gas.
• Definir responsabilidades de los actores ante la falta de recursos para el financiamiento principalmente al sector privado. En este sentido es fundamental que la implementación de los recursos públicos sean reevaluados por medio de indicadores para comprobar su efectividad y en su caso redirigir el gasto a programas no contaminantes asegurando salvaguardas ambientales y sociales.
• Fomentar la participación e grupos vulnerables en la toma de decisiones, principalmente bajo el marco de acceso a la información previa a informada de los grupos indígenas en el desarrollo de megaproyectos energéticos.
• Recalcar la importancia de incluir a la sociedad civil dentro de los procesos de toma de decisiones ya que es un actor fundamental para desarrollar una política pública adecuada.
• Fomentar la descentralización de la matriz energética, en donde se asegure el acceso justo a la energía por medio de la promoción en energía renovable y sustentable en las comunidades aisladas promoviendo la eficiencia energética y la progresiva sustitución de la infraestructura.

Éstas son sólo algunas de las recomendaciones particulares que no fueron pactadas dentro del documento que se entregó a la presidencia del G20. Sin embargo, la posibilidad de discutir estos temas con otros actores de la sociedad civil constituyó un ejercicio rico en discusiones, opiniones y puntos de vista que sin duda fomentarán el desarrollo de una agenda para las futuras reuniones del G20 y sus respectivas contrapartes incluyendo a la sociedad civil organizada.

La experiencia de la sociedad civil en países en desarrollo como México pueden ser un ejemplo en la necesidad de fomentar el desarrollo de políticas públicas apoyadas por a sociedad civil en donde el marco legal, los instrumentos financieros y sistemas de información son desarrollados con el apoyo y supervisión de la sociedad civil. Asimismo, la necesidad de evaluar dichas políticas, generar diagnósticos y al mismo tiempo desarrollar capacidades en dentro de las instituciones gubernamentales es uno de los principales retos de la sociedad civil global.

Finalmente, es importante mencionar que la necesidad de coordinar esfuerzos debe ser una de las principales formas de establecer y desarrollar capacidades dentro de la sociedad civil para el futuro de estas reuniones.

El CEMDA forma parte de varias redes de organizaciones de la sociedad civil que buscan el desarrollo de agendas nacionales y regionales que tengan la capacidad de incidir de manera directa en las agendas de los diferentes países involucrados así como también en los procesos de toma de decisiones internacionales. Estos foros de discusión presentan avance fundamental de inclusión y participación para la sociedad civil organizada y otros actores que debe ser replicados en las siguientes reuniones de esta índole, buscando dar continuidad a la agenda y fomentando la participación de los diferentes actores para el desarrollo de agendas y subsecuentes toma de decisiones.